diumenge, 31 d’agost de 2008

El meu cap és un psicòpata (comentaris del llibre).

Ha aparegut recentment un llibre titulat Mi jefe es un psicópata d'Iñaki Piñuel y Zabala de l'editorial Alienta.

El resum de l'editorial diu el següent:

"Camuflados bajo sonrisas encantadoras, halos de eficiencia y capacidades de gestión positivas, nuestras empresas albergan una nueva raza de directivos hasta ahora desconocida. Son el más claro exponente del mito del Dr. Jeckyll y Mr Hyde: personalidades poliédricas, 'alpinistas' organizacionales, maquiavelos a sueldo o narcisistas envidiosos que no dudan en utilizar los medios necesarios para justificar el fin ¿Su jefe es uno de ellos? ¿Y usted?. "

Us adjuntem seguidament tres entrades d'un bloc de marketing (http://marketingware.blogspot.com/) que en fa interessants comentaris.

Primera part:

¿Es tu jefe un psicópata?, aunque este blog pretende ser un punto de encuentro para todos aquellos que buscan algo en el ámbito del marketing, me voy a permitir la licencia de escribir sobre algunos libros que voy leyendo. El último de ellos, "Mi jefe es un psicópata. Por qué la gente normal se vuelve perversa al alcanzar el poder".

El libro analiza pormenorizadamente la psicología de los que el autor llama psicópatas organizativos, que no son otros que los que usan su "encanto, apariencia y capacidad de coacción para trepar y alcanzar con rapidez posiciones de poder". Seguramente esta definición nos trae recuerdos de personas que conocemos o hemos conocido (por desgracia), en diferentes empresas. Estos personajes se caracterizan, principalmente, por su carencia de empatía y por su incapacidad de sentir remordimiento ni sentimientos de culpa por lo que hacen. Hervey Cleckley (The Mask of sanity, 1941), señala las siguientes características de los psicópatas organizativos:

Inexistencia de pensamiento irracional.

Ausencia de nerviosismo.

Encanto externo.

Egocentrismo patológico.

Indigno de confianza.

Mentiras e insinceridad.

Pérdida de intuición.

Incapacidad para seguir cualquier plan de vida.

Conducta antisocial.

Razonamiento insuficiente.

Comportamiento fantástico y poco regulable.

Lloriqueo constante.

Para ellos, el resto que les rodean son inútiles que no podrían hacer nada sin su gestión y "apoyo".


Parece que es una figura asumida, e incluso formada, potenciada y defendida en determinados tipos de empresa, donde la agresividad por la cuota de mercado se ha convertido en agresividad por la cuota de oficina. El management entendido como la capacidad de lograr alcanzar resultados en la empresa, utilizando para ello los recursos existentes, da entrada a un management personalista y manipulador en el que los recursos son explotados en beneficio de los que se autoproclaman DIRECTORES GENERALES (y lo ponen en mayúsculas, como muestra de su minúsculo cerebro).

En definitiva, se trata de personas que, como en la película "La invasión de los usurpadores de cuerpos" (Don Siegel, 1956), aparentemente normales son poseídas mientras duermen por un Mr. Hyde permanente. Por tanto, aparte de los problemas del día a día, tendremos que prevenirnos del peligro del psicópata organizativo. Yo, por si eso se pega como un virus, ya he avisado que a la menor evidencia de enloquecimiento por mi parte, avisen a un loquero.

Segona part :

Volvemos a la carga para desenmascarar a lo que hemos llamado psicópatas organizacionales. Si bien es cierto que en muchos casos no podremos hacer nada por quitarles de en medio, nos ayudará a identificarles y prevenirnos.

Una de las características de los psicópatas organizacionales es que sufren lo que se denomina distorsiones del pensamiento. Estas distorsiones son:

Justificación. Las acciones se justifican porque el psicópata quiere algo o quiere impedir algo. Todo vale.

La verdad del psicópata es absoluta. Sus pensamientos son exactos porque se les han ocurrido a él.

Infabilidad personal. Siempre elije bien y nunca se equivoca.

Impotencia de los demás. Lo que piensen los demás no importa.

Consecuencias de bajo impacto. Piensa que no habrá consecuencias indeseables para él por los actos que cometa.

Dominancia sobre los demás. Los otros son débiles y merecen que se les domine.

Asimismo, los psicópatas organizacionales tienden a movilizar mecanismos de defensa para conseguir cierto equilibrio psicológico:

Agresión instrumental. Obtención de los objetivos mediante ataques y violencia psicológica.

Necesidad de poder.

Cobardía profunda.

Megalomanía.

Incapacidad de fiarse y traición a los demás.

Mentira compulsiva y sistemática.

Quizás uno de los mecanismos que se ve con más frecuencia en las empresas es la megalomanía. El psicópata adopta un inflado sentimiento de autoimportancia que no se corresponde con la realidad, pero que le permite ofrecer una imagen que incrementa su cotización. Esto se manifiesta en la monopolización de la palabra en las reuniones, en la forma en que refiere a sí mismo mediante grandilocuencias, y en cómo deforma sistemáticamente supuestos logros, realizaciones, éxitos profesionales...

Su megalomanía pretende demostrar que posee un atractivo personal o ético que, en el fondo, él sabe que no posee. La seducción suele acompañarse de la compra de personas mediante prebendas, puestos o favores. En breve hablaremos sobre otro rasgo del psicópata: hacerse pasar por víctima de sus propias víctimas.

Todo parece indicar que tras estas muestras de "poder" se esconde el miedo a la disrupción, que se manifiesta, principalmente, con el desprecio a lo nuevo, ignorancia de las nuevas tendencias y la creencia de poder detener el tiempo y el entorno. Por tanto, si encuentras alguno de estos psico-directivos en tu empresa sal corriendo porque ha pasado de ser un maravilloso activo, a ser un peligroso pasivo. Simplemente, corra. La dirección da igual: seguro que podrá añadir más valor - o al menos, no destruirlo - en algún otro sitio.

Tercera part:

El objetivo fundamental del psicópata es conseguir el poder en la empresa a toda costa. Para ello despliega numerosas estrategias y todas siguiendo los mismos patrones de conducta:

Eliminación de los competidores en el momento en que dejan de ser útiles

Dominación de los más débiles

Neutralización de riesgos externos

Silenciamiento de los testigos incómodos

Manipulación de la realidad

Comunicación interesada y deformada

El psicópata organizacional es un experto en granjearse la confianza de las personas que le rodean. Producen, desde el primer momento, buen rollo. Pero es de esos buenos rollos que vas a recordar durante toda la vida.

Si hay algo que busca es psicópata, es el poder. Por eso, unos de los niños de trabajo que prefiere es el de trabajar para sí mismo, pero haciendo que los demás también trabajen en su beneficio. Como suelen decir, "¿qué van a hacer sin mi inestimable ayuda?".

Dadas las "aptitudes" del psicópata, elige de forma minuciosa los sectores en los que sabe que será más rápido su ascenso. Destaca, entre otros, la empresa pública. Y no es casualidad que la mayoría de los psicópatas comiencen a presentar sus solicitudes en distintas administraciones, ministerios, etc., con el único objetivo de acceder al FUNCIONARIADO. Su objetivo: un lugar donde mandar (por eso eligen las fuerzas de seguridad, cuerpos de bomberos, policía...), y en el que sea difícil ser sancionado o despedido, aparte de trabajar poco o nada. The spanish style.

Pero todo esto no sólo lo hacen por el intento de ostentar el poder, o por machacar a los empleados. También buscan €. En su actividad sin escrúpulos, no descartamos que de las pequeñas transgresiones económicas, se pase al fraude y a la apropiación de la ajeno. Pronto, su analfabeta vida emocional se ve impactada por los riesgos que corre.

Es sorprendente ver cómo es capaz de pedir (autoasignarse), retribuciones, bonos, recompensas o privilegios que no se corresponden con su desempeño. Simplemente porque ellos lo valen. Todos se lo deben todo y si toma algo que no le pertenece no será más que para reparar la injusticia que se le hace en una organización que no ha sabido reconocer su decisiva aportación como "joya de la corona". Por eso es de suma importancia detectar al psicópata y alejarle del dinero. Siempre quieren más y más.

Me gustaría terminar este post con una historia zen que da cierta esperanza a los que luchamos contra los psicópatas:

Durante una batalla, un general japonés decidió atacar aún cuando su ejército era muy inferior en número. Estaba confiado que ganaría, pero sus hombres estaban llenos de duda. Camino a la batalla, se detuvieron en una capilla. Después de rezar con sus hombres, el general sacó una moneda y dijo:

-”Ahora tiraré esta moneda. Si es cara, ganaremos. Si es cruz, perderemos. El destino se revelará“.

Tiró la moneda en el aire y todos miraron atentos como aterrizaba. Era cara. Los soldados estaban tan contentos y confiados que atacaron vigorosamente al enemigo y consiguieron la victoria.

Después de la batalla, un teniente le dijo el general:

-”Nadie puede cambiar el destino“.

-”Es verdad” contestó el general mientras mostraba la moneda al teniente. Tenía cara en ambos lados.

Por tanto, nuestra predisposición ante las cosas es la que hace que se cumplan nuestros objetivos. Y el nuestro, ahora, es terminar con los psicópatas organizacionales.

divendres, 29 d’agost de 2008

Impugnació d'altes incorrectes d'Inspecció mèdica.

Notícia extreta de la web de CLAM contra l'assetjament moral en el treball del passat 30 de juliol:

En la nova Llei 40/2007 de 4 de desembre es contemplen diverses modificacions sobre el règim de la Seguretat Social (SS). Volem destacar una d'aquestes novetats que afecten en gran mesura a les persones que pateixen mobbing i estan de baixa temporal per malaltia.

Des de l’1 de gener de 2008 es poden impugnar les altes davant de l’ICAM (Inspecció Mèdica). Durant 11 dies que dura la impugnació i mentre hi hagi silenci administratiu no és obligatori incorporar-se al treball.

Som conscients que això no és cap solució a un problema molt més greu que es provoca quan es donen “altes” injustificades (pressions de les mútues, pressions dels propis organismes de la SS, ) a persones que pateixen greus problemes de salut resultat de la violència (mobbing) que pateixen a l’entorn laboral.

Com dèiem no és una solució, però és un petit respir davant del pànic que produeixen algunes altes a les víctimes de mobbing, ja que es veuen llançats de nou a una situació de estar exposats/des a la mateixa violència que els hi ha fet emmalaltir sense que ningú hagi actuat contra les causes que han provocat la “baixa”.

divendres, 15 d’agost de 2008

Serps amb vestit de seda.


Seguim amb els comentaris de blocs que hi ha per la xarxa. Aquí teniu uns comentaris sobre Robert Hare i els seus estudis sobre certs psicòpates en un bloc de Pilar Jericó. En molts casos d'assetjament i discriminació cal tenir clar qui és el malalt.


Serpientes vestidas de traje.

Así denomina a los psicópatas que ocupan puestos directivos Robert Hare, profesor emérito de Psicología de la Universidad de British Columbia y uno de los mayores expertos en psicopatía. El término psicópata nos asusta. Lo asociamos habitualmente a los asesinos en serie o a Anthony Perkins en la película Psicosis, aunque estos casos concretos son excepcionales. Los psicópatas de traje son más habituales. ¿Qué les caracteriza? El rasgo más importante es su total falta de sensibilidad hacia las emociones del otro.

Cuando un psicópata procesa información su parte del cerebro emocional no se activa. Es decir, son inmunes al dolor de terceros. No se trata de una enfermedad que se cure, es un trastorno de la personalidad que, además, les hace ser especialmente brillantes. Como destaca Hare, “es fácil encontrar psicópatas en puestos muy importantes de empresas, de la política o de la religión”. Son sumamente inteligentes, tienen una capacidad extraordinaria para la oratoria y les encanta el poder. ¡Veneran el poder y lo buscan a cualquier precio! Además, al no sentir emociones, no importa quién se interponga en su camino… Y no es algo ajeno. Hare estima que el 1 por ciento de la población mundial es psicópata (de diferentes tipos y grados, por supuesto) y que afecta con sus actos al 10 por ciento de la población. Adivine dónde se encuentran.

¿Un jefe con rasgos psicópatas? Si la utilización del miedo le permite conseguir los objetivos, no reparará en ningún momento en las consecuencias emocionales que pueda provocar. Es la intención en estado puro. El desafío es doble para una empresa que quiera evitarlo: por una parte, implantar sistemas que animen a que se denuncien este tipo de comportamientos (siempre y cuando el jefe no sea el dueño o el máximo responsable de la organización, en cuyo caso lo mejor es irse directamente) y, por otra, prescindir de ellos. Ninguna alternativa es sencilla. Ahora bien, quien ha tenido la mala suerte de toparse con alguno sabe que lo mejor de todo es salir de sus garras. Por cierto, dos últimas matizaciones: Hay personas sin escrúpulos, pero eso no significa que sean psicópatas o que tengan comportamientos psicopáticos. Por otro lado, he conocido y leído a algún psicólogo que me ha reconocido que hay ciertos comportamientos psicopáticos que se matizan con el tiempo (incluso el mismo Viktor Frankl reconoce que algún psicópata de los campos de concentración nazis con el paso de los años había cambiado radicalmente). En definitiva, los psicópatas existen en las empresas, probablemente no sean todos cuantos podamos pensar y cabe la esperanza en algunos casos de que cambien en un futuro.

Cita un xic pessimista.

Jordi Carbonell Segura, en el seu bloc, fa una cita d'un text de Robert D. Hare (un psicòleg criminal) que pot tenir segones lectures:

"Et triarà d'en mig d'una munió de gent, et desarmarà amb les seves paraules i et controlarà amb la seva presència. A tu et meravellarà el seu enginy i els seus plans. T'ho farà passar bé, però pensa que després et passarà factura. Et somriurà i t'enganyarà i, després, t'atemorirà amb la seva mirada. I quan hagi acabat amb tu, i estigues segur que ho farà, t'abandonarà emportant-se amb ell la teva innocència i el teu orgull. Et deixarà més trist, però no més savi, i durant molt de temps et preguntaràs què va passar i que vares fer malament. I, després, si un altre persona així truca a la teva porta, obriràs?"

( "Sense consciència" de Robert D. Hare)

dimarts, 12 d’agost de 2008

Motivació dels funcionaris.

El 84% dels funcionaris no se sent motivat en el seu treball i el 61% no troba un ambient comfortable segons un estudi de tècnics d’Hisenda recollit per Expansión a primers de mes:
.
Según un informe difundido por el colectivo de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) y realizado entre un total de 4.200 funcionarios técnicos de la Administración, casi el 84% de los empleados públicos no se siente motivado ni animado en el desempeño de su trabajo y el 61% no encuentra un ambiente confortable y facilitador para desarrollar su labor profesional.

Las dificultades se ven agravadas por la existencia de un ambiente enrarecido y por la falta de organización. El 44% de los encuestados afirma que los prejuicios, la envidia y los conflictos personales son las causas principales de que la situación laboral sea competitiva e individualista.

Este individualismo viene a significar la ausencia de libertad para expersarse, algo que resalta el 70% de los entrevistados, que considera que carece de libertad para manifestar su opinión. Además el 78,5% cree que la Administración no tiene en cuenta la iniciativa e independencia de sus trabajadores a la hora de tomar decisiones, por ello el 38% no se siente respaldado por sus superiores.

El informe advierte, además, de la falta de planificación y organización laboral, lo que supone que el 70% de los encuestados piense que la carga de trabajo no es acorde con los medios de los que dispone el Estado. El 78%, por su parte, considera que los objetivos no son realistas, denunciando el 60% de los empleados públicos que no existe control suficiente sobre las actuaciones realizadas y que la información de retorno sobre el cumplimiento de objetivos no es fiable.

El descontento profesional empeora por la existencia de un entorno laboral poco amigable, la falta de reconocimiento personal y una retribución que se encuentra por debajo de las expectativas del trabajador.

Un 40% de los funcionarios considera que la Administración está "chapada a la antigua" y anclada en "trámites burocráticos" que impiden seguir con la dinámica habitual del trabajo y el diálogo. El 65,2% cree que las discrepancias se resuelven tomando una postura autoritaria o evitando el problema.

Por lo general, hay un descontento generalizado, que además se agudiza para nueve de cada diez funcionarios por la existencia de un sistema retributivo y de incentivos "poco proporcionales" y "ajustados". La ausencia de reconocimiento económico se une a la falta de valoración por el trabajo realizado, sintiéndose el 90% de los encuestados desmoralizados ante las nulas perspectivas de promoción.

Para terminar con el ambiente de descontento y conseguir modernizar la Administración, Gestha propone habilitar a más de 8.000 técnicos financieros, capacitados para desarrollar las liquidaciones e inspecciones, así como para llevar a cabo funciones aduaneras, de recaudación tributaria y control de las subvenciones y de las auditorías al sector público, con el fin de lograr una significativa reducción del fraude. Es importante controlar esta práctica y destacar la cifra de que en España la economía sumergida alcanza la cifra del 23% del PIB.

diumenge, 10 d’agost de 2008

Més estudis sindicals sobre el mobbing.

A Valladolid l'UGT promou una campanya per a detectar i donar a conèixer el mobbing a l'Administració Pública segons recull el diari 20minutos de 23 de juliol d'enguany:

El sindicato UGT ha presentado la campaña 'Stop al mobbing, hazte valer' para dar a conocer y prevenir el acoso laboral en el sector público.

La campaña pretende concienciar sobre la existencia de este problema a la Administración Pública para que se intenten buscar soluciones al mismo.

El sindicato cuenta con un gabinete psicológico que tiene sedes en Zamora, Valladolid, Ávila y León y realiza encuestas dirigidas a empresarios y trabajadores para detectar su procedencia.

En total, el sindicato ha registrado 700 casos de mobbing en el sector público desde que se puso en marcha.

La mayoría de los afectados proceden de la sanidad y la educación, los sectores en los que quizá "los trabajadores sufren una mayor presión", explicó Antonino Delgado, secretario de Salud Laboral y Prevención de Riesgos Laborales del sindicato, informó Efe.

La mayor incidencia de este problema se produce en trabajadores menores de 45 años, entre las mujeres, en un 3,4% de los casos y en grandes organizaciones, (4,1%), según la cuarta encuesta laboral sobre las condiciones de trabajo publicada en 2006 por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene.
.

dijous, 7 d’agost de 2008

Perfil de l'assetjador.

Hem trobat un bloc d’una teleoperadora de Girona que fa una interessant definició de l’assetjador laboral. L’adjuntem tot seguit.

Perfil del acosador laboral

Como es un acosador laboral, que perfil tiene, que lo motiva a actuar , todas esas preguntas son las mismas que nos hacemos todos una y otra vez cuando vemos como el acoso laboral se convierte en una plaga que parece difícil de erradicar aunque no imposible , he intentado localizar dentro de la información que hay a mi alcance que es y como actúa un acosador laboral.

El perfil del acosador es el de un cobarde, por lo que evita cualquier encuentro que pretenda clarificar la situación, enrocándose en su más absoluta estulticia y macabra incapacidad profesional. Asimismo, el acosador nace fruto de una revalidación del conocido principio de Peter, que una y otra vez se encarna en gran parte de los inductores del acoso moral. De manera que el trabajador acosado se encuentra repentinamente y sin saber por qué, agredido, difamado, por propios y extraños, y profesionalmente alejado de las inquietudes que le corresponden en virtud de su auténtica calidad profesional.
El acosador laboral se corresponde con el estúpido, conforme a la insuperable definición que de este prototipo de personaje social hiciese el ya desaparecido profesor Carlo M. Cipolla, en Las leyes fundamentales de la estupidez humana, que nos introduce en los esquemas del pensamiento que asiste a los estúpidos que laboral y familiarmente nos rodean de forma inevitable. El estúpido, centrándonos en el espacio laboral, es esa persona que nos causa un daño sin obtener a cambio un beneficio propio y que incluso a veces acaba perjudicándose a sí mismo, si quienes le rodean alcanzan a descubrir la catadura moral de tal personaje, lo cual doctora a estos semejantes en una acreditada estupidez a la que sólo es accesible el ser que se distingue por el matiz de su idiosincrásica imbecilidad. El maquiavélico o malvado al menos obtiene un beneficio de sus acciones, pero el estúpido tan sólo persigue el daño ajeno sin reparar si le beneficia en algo. Esa tipología de criatura es la que encontramos habitualmente en el ámbito laboral y tras la que se esconde el acosador laboral nato, cuyo fin primordial es defender su puesto de trabajo bajo el estandarte de la denigración de un tercero, en quien deposita la responsabilidad de las propias carencias.
No es que merezca lástima este estúpido, pero sí es conveniente deslindar la sublime torpeza de esta peculiar raza del género humano que tanto ha proliferado en el ámbito laboral. Profusión alimentada en tanto que quienes ostentan la competencia en favorecer su promoción han hecho caso omiso de los riesgos que conlleva minusvalorar a un estúpido, lo cual concuerda con la Primera Ley Fundamental de la Estupidez promulgada por Cipolla: 'Siempre e inevitablemente cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo'.

dimecres, 6 d’agost de 2008

Regulació de les condicions ambientals dels llocs de treball.


Seguim amb les disposicions mínimes de seguretat i salut en els llocs de treball segons el Reial decret estatal 486/1997.
Pel que fa referència a les condicions ambientals dels llocs de treball aquestes no han de comportar incomoditat o molèstia per als treballadors, per la qual cosa s’han d’evitar:
les temperatures i les humitats extremes, els canvis sobtats de temperatura, els corrents d’aire molestos, les olors desagradables, la irradiació excessiva i, en particular, la radiació solar a través de finestres, llums o envans de vidre.
En els locals de treball tancats s’hauran de complir les condicions ambientals indicades en les taules 7, 8 i 9.
En els locals de treball a l’aire lliure i en els locals de treball que, per raó de l’activitat, no puguin quedar tancats, s’adoptaran les mesures necessàries per protegir els treballadors de les inclemències del temps.


Taula 7: Temperatura i humitat

TEMPERATURA:

En treballs sedentaris (Oficines i similars) : Temperatura mínima 17º C , T. màxima 27º C
En treballs lleugers: Temperatura mínima 14º C , T màxima 25ºC

HUMITAT RELATIVA (HR) en tots els casos:

HR mínima 30%, HR màxima 70%
Locals amb risc per electricitat estàtica, HR mínima 50%


Taula 8: Velocitat màxima de l'aire


VELOCITAT DE L'AIRE:


En treballs sedentaris: 0,5 m/s en ambients calorosos, 0,25 m/s en ambients amb aire condicionat i no calorosos.

En treballs no sedentaris: 0,75 m/s en ambients calorosos, 0,35 m/s en ambients amb aire condicionat i 0,25 m/s en ambients no calorosos



Taula 9. Renovacions d’aire.


RENOVACIONS D'AIRE NET, PER HORA I PER TREBALLADOR:


Per treballs sedentaris: 30 m3 en ambients no calorosos i 50 m3 en ambients calorosos o contaminats (fum de tabac...)
Per treballs no sedentaris 50 m3 en ambients no calorosos i 50 m3 en ambients calorosos o contaminats.

Per treballs en locals d'activitat determinada cal estar al que diu el RD 1751/1998, de 31 de juliol (BOE núm.186 de 5 d'agost del 1998). Reglament d'instal·lacions tèrmiques en edificis.




divendres, 1 d’agost de 2008

Espais i llocs de treball.


El vostre espai vital per treballar compleix la normativa?

El reial decret 486/1997 regula a nivell estatal les disposicions mínimes de seguretat i salut en els llocs de treball.

Pel que fa referència a les dimensions del local de treball aquestes han de permetre que el treball es realitzi sense riscos per la salut i la seguretat dels treballadors i en condicions ergonòmiques acceptables.

Existeixen unes dimensions mínimes dels locals de treball. En locals comercials, serveis , oficines i despatxos l'altura del terra al sostre ha de ser de 2,5 m. Però el més interessant bé aquí: cal tenir una superfície lliure per treballador de 2 m2 i un volum no ocupat per treballador de 10 m2. Sembla que molts habitacles de certs llocs amb treballadors amuntegats no compleixen aquests requisits.

.